¿Cómo decidí ser pastelera?

24.09.18

Hace 6 años descubrí el mundo de la pastelería. No la busqué, ella me encontró a mí. Una tarde, mientras veía televisión, presentaron en un programa la receta del Chocoflan. ¡Qué misterioso y sorpresivo resultado! Ahí empezó todo…


Ver cómo las preparaciones eran vertidas en un molde en un orden específico y luego en el horno cambiaban de posición sin mezclarse, generando al final unas capas hermosas, muy bien definidas y con un aspecto maravilloso, me hizo sentir muchos deseos de comprobar por mí misma que eso podía ser verdad.


Tomé atenta nota, compré todos los ingredientes, me puse mi delantal y empecé a seguir la receta, con el único objetivo de comprobar o desmentir el resultado.


Fui rigurosa con las medidas, seguí juiciosamente el paso a paso, busqué el molde preciso, no descuidé la temperatura del horno… Sin muchos conocimientos de cocina, traté de ser muy cuidadosa de todos los detalles, y al final, ¡qué felicidad! ¡obtuve mi primer chocoflan! Y con un factor adicional, mi cocina no quedó hecha un desastre…


Salió divino -para ser el primero- y sí, ¡era verdad!, en el horno ocurrió la magia… era emocionante ver cómo poco a poco se iba transformando… se que suena un poco extraño, pero sentía emoción de ver unas masas en el horno (y el olor era sensacional). Esa fue la señal, no había duda, había caído perdidamente enamorada de la pastelería.


Ese día, el 5 de mayo de 2012 decidí que era algo a lo que quería dedicarme en mi vida. Ese día decidí aprender, estudiar, conocer más de este mundo y explorar mucho más. Ese día nació el primero de los productos de mi pastelería, el chocoflan al que llamé: ¡MAGIA!



0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Cuenta Amor de Dulce
  • Facebook Social Icon
  • Cuenta Wendy Runcie

© 2020 by Amor de Dulce.