Lovely: Un feliz regreso

Actualizado: ago 24

11.10.18


Son las 7:50 p.m. en Londres (1:50 p.m. en Bogotá), hoy inicio mi regreso a casa, que es casi como un viaje en el tiempo porque recuperaré las 6 horas que al venir había “perdido” atravesando los meridianos. Ya estoy en el aeropuerto y para hoy decidí emprender un nuevo reto… “atravesar el mundo” con una de mis tortas (cakes)…


Mi producción de la semana anterior en la escuela de pastelería: 4 tortas, 4 mini cakes y 6 cupcakes, debí obsequiarla en el hotel a las personas de housekeeping, pero decidí conservar conmigo una de ellas, segura de que podría ser la mejor candidata para ser compartida con mi familia al volver.


Se trata del fruit cake, la primera receta que hicimos la semana anterior. Era definitivamente la más opcionada porque contiene un 80% de fruta que había sido embebida en whisky desde hacía una semana, y luego de hornearla, la humedecimos con dos pasadas más del licor.


El proceso del fruit cake

Al momento de la decoración, la enmascaramos con tibia mermelada de melocotón, luego la cubrimos con una hermosa capa de mazapán y otra más de fondant, lo cual asegura que está completamente sellada en su interior y completamente aislada del aire, que es lo que podría hacer que se echara a perder.


Esta tortica que luce tan delicada, ¡es todo terreno! Viajó conmigo en el metro en plena hora pico, desde la escuela al hotel y desde ese a un nuevo hotel, anduvo conmigo a pie durante más de 20 minutos hasta llegar a Tower Bridge para lograr una hermosa fotito, viajamos por una hora más en el metro desde la estación de King's Cross St. Pancras hasta el Aeropuerto de Heathrow, y aquí está, linda e intacta y esperando ser degustada por quienes más amo.


Aún no la pruebo, pero promete ser suave, esponjosa y muy especial, es una torta cuya preparación toma bastante tiempo para asegurar que se concentren todos los sabores. Es una versión muy parecida a la receta de la torta de vino de mi abuelita, un tesoro maravilloso que tengo en mi “repertorio” y de la cual les hablaré en otra ocasión.


Esta es una torta que me hace sentir orgullosa por todo lo que aprendí, que me genera mucha felicidad, que representa muchas de las cosas que quise venir a vivir aquí y que fiel a su origen, decidí llamar Lovely (encantadora), una palabra recurrente entre los ingleses y que es para mi casi tan favorita como Fluffy (de mi post anterior). Pronto Lovely estará disponible para ustedes en Amor de Dulce, es una de esas piezas maravillosas para fechas especiales como la navidad.


¿Pero al fin y al cabo cuál era el reto? Lograr pasar el control de seguridad en el aeropuerto para poder subir con Lovely al avión y… ¡lo logramos! Ya estamos en camino a casa, mi tortica intacta y yo…



2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo