Fluffy: mi nueva palabra favorita

Actualizado: ago 24

10.10.18


El motivo principal de mi viaje a Londres, fue hacer un curso intensivo en la academia de Peggy Porschen, cake-designer muy reconocida a nivel mundial y una de mis pasteleras favoritas, que de hecho encabeza mi lista -luego les hablaré de otros pasteleros de mi top ten-.


Parte de lo que la hace especial es su estilo tan femenino y delicado, a la vez básico y refinado, me siento completamente identificada con la simpleza de sus presentaciones porque logra una elegancia especial en cada producto, lo que los hace sencillamente hermosos.


Pero no basta solo con que una torta o ponqué (o bizcocho, o panqué, o cake, o sponge o como se les llama en diferentes latitudes) sea lindo, para mi es fundamental que sea rico, y que las personas que lo prueben lo disfruten de principio a fin, eso es lo que busco con mis productos, que no quede nada en el plato.


Hace unos años, en un viaje anterior, tuve la oportunidad de probar una de sus tortas en su pastelería de Belgravia en Londres, y si, son muy ricos, un poco diferentes a decir verdad con respecto a lo que estamos acostumbrados en Colombia, son masas un poco más densas y pesadas, con una textura firme que permite sacar tajadas perfectas y que les da muy buena estructura, pero lo más importante, con mucho sabor tanto en el bizcochuelo como en las cremas y rellenos.


Cuando descubrí -hace unos 4 años- que Peggy tenía una academia decidí que quería estudiar ahí, y bueno ya hoy es una realidad. Todo en la escuela era especial, una recepción adornada por fantásticos pasteles de boda y una acogedora tiendita de libros y utensilios, una estación de té y café con tazas y tetera rosadas a disposición de los estudiantes, una escalerita estrecha, un salón de clases apenas para 6 personas, batidoras rosadas, utensilios blancos, todo muy lindo y pequeñito (como todo en Inglaterra, son unos magos para el aprovechamiento de los espacios).


Peggy Porschen Academy - Londres, UK

Durante los días de clases, batimos muchas mezclas y todas con una característica en común: punto de batido perfecto hasta quedar “fluffy”, esa es mi nueva palabra favorita; su significado literal es “mullido” pero eso no hace mucho sentido, en realidad solo al ver el resultado es posible saber que significa suave, sedoso y aireado. Es la más linda palabra para describir la textura que se debe lograr.


Fluffy!

Lo curioso es que, a diferencia de muchas bases que aprendí en la escuela donde recibí mi título de Pastelería, Panadería y Repostería, acá las baten siempre con la pala o escudo, no con el globo. En teoría, es justamente el globo el que ayuda a que se llene de aire, y quizás por eso nuestras tortas son también más esponjosas, -además de diferentes porcentajes y proporciones de ingredientes, claro está-, pero acá descubrí cómo el escudo le da un acabado maravilloso, brillante y liviano.


Ya estoy ansiosa por regresar a mi cocina para practicar todo lo aprendido y seguirles contando tips y también las modificaciones que tendré que aplicarle a las recetas, porque en Inglaterra se hornea a nivel del mar, mientras que en Colombia estamos a 2.600m, y la altura junto con la presión atmosférica definitivamente alteran los resultados. ¡Que comience la experimentación y la llegada de la línea de pastelería inglesa a Amor de Dulce!.

8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo